La formación para los trabajadores


La formación empresarial intenta satisfacer las necesidades y requerimientos tanto de los trabajadores como de sus empresas y del conjunto del aparato productivo, y lo hace incorporando como
valor añadido su diseño negociado y gestión paritaria que
contribuyen, decisivamente, a reforzar la cultura de la concertación y el diálogo social.
Así mismo, el aprendizaje individual dentro de la empresa no sólo es responsabilidad de los departamentos de formación.
Es una responsabilidad compartida del trabajador y la empresa e involucra de forma directa a los jefes o responsables funcionales.
Los trabajadores son por tanto parte activa en el proceso de formación. Las competencias de las personas, entendidas como conjunto de conocimientos y capacidades, son la forma de entender la relación entre la organización y los trabajadores/as.
Es importante reseñar como uno de los aspectos relevantes a
destacar en el actual modelo de formación continua, con relación al proceso general de educación, aprendizaje y formación, la búsqueda de integración de los tres modelos existentes en el sistema español de enseñanza profesional.